miércoles, diciembre 10, 2008

ENCUENTRO No. 57 DE FINAL DE AÑO 2008

FUNDACIÓN PLENILUNIO,
CENTRO CULTURAL COMFENALCO, VALLE Y
SISTEMAS DE INFORMACIÓN EMPRESARIAL, S. A., SIESA
ENCUENTRO No. 57 CON LA POESÍA, LA MÚSICA Y LA PINTURA
LANZAMIENTO DE LA REVISTA No. 26
Reseña de la Fundación Plenilunio
MILTON FABIÁN SOLANO ZAMUDIO
Leyeron poemas :
YOLANDA DELGADO DE TENORIO
NATALIA CRUZ GONZÁLEZ
JOSÉ LEONCIO GÓMEZ DUQUE
SOFÍA OCAMPO CONSTAÍN
MARÍA TERESA CASAS F.
LUIS ESTEBAN PATIÑO CRUZ
HÉCTOR EDUARDO LUNA H.
JOHN FREDY CAMPO
BLANCA HELENA MUÑOZ
ADASSIA GHELMAN
GUSTAVO ADOLFO CONSTAÍN RUALES
INTERVENCIÓN MUSICAL:
"Grupo Los Cumbancheros"
Director: FRANCISCO MARTÍNEZ
Lugar : CENTRO CULTURAL COMFENALCO, Valle,
Calle 5 No. 6-63, Torre C, Mezzanine.
Fecha : Sábado 6 de diciembre de 2008
Hora : 6:30 p.m.
ENTRADA LIBRE
Copa de Vino
La Fundación Plenilunio es una institución sin ánimo de lucro que fomenta el Arte, pone un peldaño a los que se inician o están en la mitad de su camino y da alas a los que desean volar en la Poesía, la Música o la Pintura

Nuestra voz y maestra de ceremonias poetisa Gloria María Medina inició el Evento de final de año.
El Fundador y Director de Plenilunio saludó al nutrido y selecto público que asiste a nuestros Encuentros. Hizo una reseña para la presentación de lo que es y significa la Fundación Plenilunio desde su nacimiento:
LES PRESENTO A PLENILUNIO

Milton Fabián Solano

Sí, usted, sí, sí, usted.

Si quiere saber de un parto enlunado y del crecimiento de una criatura artísticamente iluminada, lea.

Se trata de una fecundación tripartita, en el cerebro, en el corazón y en el alma de un soñador que intenta hacer tinta a sus sueños.

Por darle un nombre terrestre, le llamaremos, Milton Fabián Solano para darle un nombre ensoñado, le llamaremos, MiFaSol.

Aquel ser musicalizado, tomó un libro verde de poemas entre sus manos y echó a rodar esta historia, en los oídos de los presentes en noches de velas y copas de vino, que se compraba con una colecta entre los asistentes. La “poemada” duraba hasta que las velas se extinguieran.

Un día llegó un camino de viento, trazado desde la pluma de Aurelio Arturo, se trataba de Alejandro Astorquiza, un aleteo de torcaza, para iniciar una ventana para el alma. Siempre estuvieron como Eros y Calíope, dos inspiraciones de cabello negro, Liliana Balvín y Yaneth Yanguas, acariciando este sueño y dándole el afecto inspirador de su don de madres.

Tiempo después, cerca a la sangre poética que empuja el río Cali, Plenilunio, un niño de brazos, conoció a la mágica gata mayor y a un trovador de saberes con luceros en sus manos, y desde ahí, Gloria María Medina y Leopoldo de Quevedo y Monroy, han besado intensamente la criatura, viéndola y alimentándola para que crezca, sana, inspiradora, inspirada y fuerte. Así seguimos unidos de alma, Gloria, Leopoldo, Milton, y un gran grupo de abrazos, agigantando, al que ya hoy, es un adulto joven.

Les invitamos a conocerlo, personalmente, mientras tanto les hacemos una breve descripción: Es muy alto y ancho para albergar a quienes inician en el camino poético, y a quienes con luz propia han logrado iluminarlo. Es muy musical, disfruta y hace disfrutar cada mes, con diversos instrumentos y voces. Está enrevistado de claroscuras letras, lleva 25 revistas publicadas y degustadas. Es colorido, vive en los ojos con pinceladas plasmadas sobre superficies de sueños. Siempre invita a la calma del lago dentro de quienes le oyen, ven y hablan, para atrincherar el alma en estos días de guerra, y siempre, siempre, deja el bouquet de una copa de vino que acaricia la lengua hasta el siguiente mes.

Para no decirles más, les espera cada primer sábado de mes.

Aquí les extiende su mano. Si la estrechan, sabrán con qué pegante está pegada la luna del cielo.
En la primera Mesa Principal los poetas Adassia Ghelman, John Fredy Campo, Héctor Eduardo Luna Hurtado, Blanca Helena Muñoz de Escobar, Natalia Cruz González y Gustavo Adolfo Constaín Ruales
ADASSIA GHELMAN

Adassia Ghelman, nacida en Medellín. Estudió Administración de Empresas, voluntaria del Comité Cívico, Dama gris de la Cruz Roja. Cuatro hijos, 16 nietos. Socia de la Fundación Plenilunio con un libro publicado y otro inédito.


HE VIVIDO

En este mi pasado que he vivido
amando todo lo que me rodea
no importa donde estuve
o lo que hice.
He ido paso a paso por la vida
lo he degustado todo
a mi manera.
Poco tuvo que ver en mi
el destino.
Me abrí paso a mi ritmo
fué muy largo este camino mio.
Era, mi único viaje por la vida
Lo visualizo hoy
desde otro prisma
Que poco se ha perdido
en lo vivido.
He gozado
plantado y cosechado
Hoy, desgrano recuerdo
y los voy ensartando.


DE VERAS ME VOY.

siento que de veras
me voy de este terruño.
Hecho mi última mirada urgente
No quiero olvidar nada
Le pido a mi memoria
lo retenga todo.
Y cuando ya esté lejos
Y lo añore
Sacaré mis recuerdos.
Encontré a quien me ama
esperándome están sus brazos
Voy con el alma sosegada
Estas son las perspectivas
que ofrecen los amores
Las tomas o las dejas.
Yo, las tomo


AMÉMONOS Y AMÉMONOS.

Juntemos nuestros cuerpos
como en dulce oración
gocémonos los dos.
Promesas......Prohibidas.
Solo el dulce placer
que burbujeante
nos embriaga
Vivamos plenamente
Hagamos el amor
hasta extasiarnos
Que el cuerpo sienta que fue amado hoy.
Este nido de amor
de placer y de goce
hablará por nosotros algún día
¿Reiremos
o suspiros profundos
que fortuitos
se escaparan sin querer
al recordar el placer de viejos días?
Fué libre
No hubo compromiso
fuimos un hombre
y una mujer.

JOHN FREDY CAMPO

2 botellas de aguardiente
1 de ron
2 lindas chicas
1 habitación
Fue salvaje lo de anoche pensó.
Semidesnudo se levanta del potrero
y se rasca la cabeza.

ACCESORIO

Busca la joya preferida
El ajuar predilecto
Un aroma inconfundible
Suena el claxon
Esta de prisa
Tacones, rojo labial y la
Mirada como mascara,
Revisa su bolso
Algo se ha quedado olvidado,
Busca en el diccionario
Y no entiende la palabra carácter.

PLATO DE 2ª MESA

Eran las 12m
Menú del día: frijoles, tostadas, arroz
Entre el compás de las cucharas
bocados iban a la boca
la mirada absorta en el noticiero
Un periodista entra y pregunta
¿Sabe usted lo que está comiendo?
El comensal responde
No hablo, engullo.


JUEGO DE NIÑOS

Un, Dos, tres, media vuelta
Todos corrimos
Yo me escondí en la casa del vecino
Una que otra vez asomaba la cabeza
para conocer la situación
De repente un sapo me vio
Y dijo ¡Por Jorge, que está en las gradas!
Resignado agaché mi cabeza contra el muro
y conté hasta diez


CREMA Y ROJO

Subí al bus
Apenas podía distinguir las escaleras
Un freno en seco me llevó hacia sus piernas
Apenado me levanté y agarré con fuerza
Unos decían ¿estará mas picho el pescado
o que el que los vende?
Otros abrieron sus ventanas
El escape de la gasolina, chanel n5 y calor de la tarde
hacía sus efectos, pronto caí dormido
Soñé con el mar, el sancocho y el arroz con coco
todo daba vueltas, abrí la ventana y solté el viandao
Horas después desperté adornado en corona de moscas
Ay, bendito, pensé. Sin un sólo peso estaba lejos de la vereda.
HÉCTOR EDUARDO LUNA HURTADO

Héctor Eduardo Luna Hurtado: Natural de la ciudad de Palmira, Valle. Estudió Historia en la Universidad del Valle. Tiene inéditos un libro de Poemas y otro de Cuentos. Defensor del Medio Ambiente y los Derechos Humanos. Le atraen el periodismo y el dibujo. Ejerce la docencia.


RECUERDO

No era un sitio encantado;
Era simplemente esa calle
De árboles y sol:
Tu antiguo barrio
De antejardines y ventanas

Recuerdo tu rostro
Sobre el fondo blanco del día,
Y la tarde en tus cabellos

Piensa en mí, al caminar
Por los lugares de siempre,
Esa calle de libertad que recorrimos
Con tantas preguntas sin respuestas,
Mientra la luz de la tarde
Caía como hojas secas,
Sobre la estela de huellas invisibles
Que dejaban los días.

Recuérdame sin tiempos ni distancias,
en las palabras de aquel libro,
que yo, frente a cualquier cielo
azul o gris,
“Siempre que tenga que recordar
Que en el mundo quedan
Belleza y bondad
Pensaré en ti”.


PIEDRA Y JUEGO

Noviembre del 85
Es una sombra en la memoria
Un grupo de universitarios
Viajaban a San Agustín
En tierras del Huila.
Ojos asombrados, risas juveniles;
Éramos solo unos muchachos
Que escuchaban a Piero y a Serrat,
A Facundo Cabral, a Alberto Cortés.
Bebimos del agua de las cascadas más puras,
Vimos los cielos más libres,
Y adivinamos el nacer del Magdalena.
- ¡Compañeros, la situación de éste país
Empeora cada día – dijo uno;
-tienen que conocer la nueva trova cubana
dijo Gustavo y agrego – Eduardo léenos un poema-.
Nuestros ojos absortos en la contemplación
De un universo en génesis de piedra,
Hecho magia y silencio, nos tocaba:
Búhos de mirada mística,
Serpientes que fueron flautas, figuras dobles,
Poemas sin palabras escritos en rocas;
Nuestros ojos no habían visto el horror todavía.

Una noche alguien dijo a gritos:
¡Muchachos, un comando del M- 19
Se acaba de tomar el Palacio de Justicia en Bogotá!

Fue breve nuestro júbilo de entonces;
El horror venía ya cerca;
Quienes saben del poder no negociaron,
Y en pocas horas, lobos de fuego devoraron
En sus fauces crepitantes,
Las vidas sin distingos y sus voces.

Algo se rompió en nosotros esa misma noche
Mientras veíamos las noticias;
Soñé con llamas y estatuas amerindias
A la velocidad del vértigo.

Faltaba el lodo infame que en Armero
Manchó a Colombia,
Para que nuestro impotente dolor fuera testigo.

SEDIENTOS SE ARRASTRAN LOS RÍOS

Sedientos se arrastran los ríos,
Y espirales de humo negro
Maltratan las espaldas del cielo.
Hoy los sauces le preguntan al viento
Por canciones nuevas y frescas.
¿ Quien puede predecir el rostro de la aurora
Si no puede meditar ya la montaña?
¿ Quien puede devolverle la esperanza
Al verde del bosque talado por el hacha?
Solo llora el rocío, por la tierra quemada,
Por el mar cicatrizado de aceite,
Por el corazón infantil del cervatillo
Lacerado por la bala del cazador.
El cielo de la ciudad se llena de hongos
Y los espíritus de hierro deshabitan a los nidos.
¿Quién protesta?
Hoy el mar reclama sus ballenas y sus focas
Y azucenas pisoteadas, reclaman inocencia.
ME HICE CAMINO

Serené mi corazón. Me hice camino.
La mudez de mis palabras en ángel se trocó.
Mi duda mojó sus labios en la calma,
Y escuché respuestas inesperadas
En ese silencio dulce llamado Dios.

BLANCA HELENA MUÑOZ DE ESCOBAR

Blanca Helena Muñoz de Escobar. Licenciada en Artes por la Universidad Católica de Manizales. Invitada a la Feria Internacional del Libro, Bogotá, 2005. Su poema “El balón y la pelota” representó a Colombia en Bello Horizonte, Brasil, 2006. Invitada al Festival Internacional de Poesía en Granada, Nicaragua, 2006. Grabó el CD “A la vera de tu amor y otros poemas” y un libro inédito titulado “Jirones de palabras”.


EL ZUMBIDO DE MI HUELLA.

Sólo tengo mi corazón
para entregarlo.

Él y mis recuerdos.

Con él y mis recuerdos,
toda la miel
que habita nuestra sed.

Dilo al panal
donde florece el néctar,
que no olvida el zumbido de mi huella.


UNA PLUMA EN EL AIRE

“No se puede apagar un fuego”
Emily Dickinson.

Imposible detener esa pluma que cae.

Ella sola se mece,
siente seguridad
y contra el vendaval
soñará del día y de la noche.

Imposible devolver el sendero de su vuelo
y dejarla que repose.

El viento encontrará su ala
y entonces reconocerá el plumaje.

SOY TU ALMA

Soy tu alma. ¿Dónde encuentro la mía?
Somos dos en ausencia. No lo olvides.
Nadie puede escucharlo.

Tanto duele el silencio
que reposa en el verde,
el canto de la alondra
en la enramada
y en el eco de la espera
tu alma……,
en la mía.


MANOS TRAVIESAS

Rebosa mi copa
le inquietud del anhelo;
reconstruyo tu cuerpo
y la espera me excita.

Ruborizo mis piernas,
el reloj se detiene
y mis manos traviesas
estimulan el sortilegio,
con tu piel ahora,
ausente.



EL PUENTE

Desde sus años,
el anciano recuerda:

Una recua en la trocha
con la carga de selva
y la niebla se esconde.

Un trabajo de indígenas
con los troncos al hombro
vuela a la otra orilla.

El capataz construye
estribos y entramado;
el techo se levanta
y la lluvia lo acoge.

Las barandas terminan
la jornada del día
y la corriente alerta
a las piedras y peces.

Se ha roto en un instante,
el silencio del río.

CANTINERO


Si se trasnocha el ron,
si se desviste el vino,
si escurre la champaña,
y el aguardiente duerme,
si el cognac y la menta
no endulzan el cocktail,
donde el alcohol alucina
con el humo encendido,
si en cenizas se hunde
el cigarro quemado,
si por fin unos ojos
nos besan
en la copa del amor,
la cantina deslumbra.

NATALIA CRUZ GONZÁLEZ
Natalia Cruz González. Nació en Buenaventura en 1988. Desde los 10 años empezó a escribir y a los 12 descubrió el gusto por la poesía. Actualmente cursa quinto semestre de medicina en la Universidad Libre.

TÚ Y YO
El tiñe perfecto de tu color y el mío,
de tus ojos y tus labios,
de tu amor y tus abrazos,
de tu sonrisa y tú llanto.
Es como si fuese el amanecer y el canto
juntos, cogidos de la mano.

Es el toque indicado para mi corazón lleno de daños
para mi alma desterrada del regio palacio,
en aquel que amas y huyes,
del que corres y gritas,
del que sufres y ríes,
del que juegas y te enojas.

¡Basta ya de lamentos dulce verdugo!
Se perpetúa el viento más cerca,
que asoma un colmado de estrellas,
polvo de hechicerías,
luces siniestras.

Deseo olvidar el dolor,
incendio de torturas
pagano de escrituras,
señor de biblias falsas,
de extrañas palabras,
mentiras frustradas,
sentenciador de sentimientos
profeta de tormentos
ladrón de afectos
aquel profano que aun amo
y sin medida lo extraño.


SUEÑO, ME PIERDO Y TE AMO

Cae el atardecer
y veo al lado del viejo manzano
tú presencia,
como si te hallaras allí,
busco fuerzas para caminar y correr a ti,
lastima que la tierra no deja,
abrazándome lo pies se encuentra,
y sin remedio te veo desaparecer en aquella frontera.

¡Que impotencia siento!
Las lágrimas sólo salen,
quiero verte de nuevo,
sin deshacer promesas,
Floto en medio de desvelos

Al pensar que las hojarascas
dejan en su camino una huella única,
siempre en combate con el tiempo
así de inertes pero preciosas,
latente entre mis versos,
impregnado como tus besos.

Refresco la memoria,
me extrapolo con la conciencia,
recuerdo tu esencia,
me sumerjo en tu vainilla,
y sondeo tu frambuesa,

Quiero estar a tu lado,
como días pasados,
sólo necesito de ti,
te busco en mi,
razono sin ti
me aflijo por ti,
deseo vivir.

Amo tus ojos que miran los míos,
sobornan mis sentidos,
respiran mis sonetos de amor,
me dejan sin suspiros,
y se marchan al cerrar.

Cae el atardecer,
se renuevan mis juicios
y vislumbro en lo lejos,
pocas huellas en la arena.


CARTA DE UNA FIEL ENAMORADA

Tal vez ya te lo he dicho en distintas ocasiones,
Y sé que repetirlo muchas veces sonará sin sentido,
sin sentimiento, sin nada.
Sólo serán oraciones conformadas por palabras
que incluyen unas simples letras que al fin y al cabo
terminan siendo la voz de alguien,
la voz de una emoción, de un deseo,
una esperanza, una ilusión,
que en algunos momentos finaliza
como un llanto o como un grito,
que quiere dejar claro lo que siente,
quiere que le presten atención
y que, ante todo, sea correspondida.

Ahora, mis expresiones – a tus ojos –
son sencillos sonetos
que pierden su frecuencia y que quieres alejarlos
cada vez más de ti
para no pensar en lo feliz que puedes ser
al hablar en el mismo idioma
y amar con la misma intensidad.


DESPEDIDA DESGARRADORA

Dedicado al 23 de diciembre de 2006

Aunque son difíciles las despedidas,
debo hacerlo.
aunque sea triste el adiós,
y el pensar que no te volveré a ver,
asumo aceptarlo.
Te confieso que siempre estarás en mí,
en mi corazón, en mis pensamientos, en la casa,
en el mismo cuarto y con la misma sonrisa.

Te prometo llevar viva tu imagen,
tus palabras, tu mirada y tus abrazos.
Sé que fue impredecible este momento,
acuérdate, las cosas vienen y se van.
Lo único eterno es el cariño que exista,
indestructible a pesar del tiempo,
del viento, del fuego y los secretos.

Nadie va ocupar tu lugar,
ni a borrar lo que eres para mí,
me duele y no sabes cuánto,
descansa ya tu cuerpo, ya agotado.
Me conformaré con que nos cuides desde las alturas,
que lleves consigo que te quiero
y te querremos por siempre, padre.

GUSTAVO ADOLFO CONSTAÍN RUALES

Gustavo Adolfo Constaín Ruales, Popayán, 1.964. Ingeniero de Sistemas, Universidad Antonio Nariño. Licenciado en Educación Artística, CENDA. Ha publicado “Tres Amadas Cosas”, 1.992. “Estrella de ocho puntas”, Ediciones Apidama, 2007. Invitado al V Festival Internacional de Poesía de Cali. 2005. Ganador Concurso Periodismo Ciudadano del Diario de Occidente y el Noticiero del Pacífico. Cali, 2007.

LÍMITE

En el desierto
las tumbas sin lápida,
en el río
las tumbas pobladas de hierbas,
en la tierra
el cuerpo se quiebra.

Los que alcanzaron la frontera
no abandonan la patria
-sólo la guardan-
no cambian el hogar
-sólo lo trasladan-
no huyen
sólo aguardan.

Desesperan, sí,
pero viven.


EN LA NIEBLA

Y la muerte estaba ahí
hermosa en el campo de batalla
y muy cerca, al lado de la amante real.
Yo, estando tan desnudo como mi acero
y su amor en el sexo
era apocalíptico
sentir sus orgasmos,
o era allí Hermes el dios de fe.
La lluvia besó la espada
necesitaba la sangre en lágrimas
y seguía afuera lo inexplicable,
pero levantándome la deje con su pasión
y fui a la locura.
Porque jamás la que descansaba podía dármelo,
o Lucibel tenía que ir
o Kristos tenía que ir
al suicidio,
a la locura,
a la Amada.

****

No somos de antes, ni después
no tenemos tiempo
somos los hijos de los ríos de color púrpura

Anónimo

Y cuando fui a la muerte
ahí estaba la soledad esperándome
con el nardo del Ganges para suavizarme la piel.
Sus senos tapados con una leve tela de seda francesa,
escuchando el canto que me había enviado
un caminante apodado el salvador,
de profesión carpintero.
Y alargando mi mano la así del cuello
atrayéndola hacia mí.
Luego la besé
acariciando sus senos llenos de pecas.
Ella quiso morir en un orgasmo,
pero aún ni siquiera había sentido
que la abrazara fuertemente.
Sólo así, se cogería su pelo rojizo
para besarla en los ojos.
Pero la lluvia, mi otra amante
dejó ver sus ojos azules
y el pelo cayéndole sobre el rostro.
¿A quien de las dos guardaría en la memoria de la sangre?.
Llamé al peregrino
pero él se había ido junto con sus seguidores.
Tenía que decidirme y por eso reté a duelo a la muerte.
Debería ser un domingo a las tres de la tarde
mi padrino, el dolor
y el de ella, su amiga la eternidad.
Llegamos los dos, tenía miedo de ganar
si lo hiciera, quitaría el amor de muchos
si perdiera, perdería la soledad y la lluvia.
Los padrinos se saludaron
escogimos armas de fuego,
la muerte era una dama
me besó en la frente antes del duelo,
el cuervo se posó en el árbol.
Sonó la detonación.
La sangre de mi pecho salía en abundancia
fue un disparo certero.
Mi rival, se acercó y dijo:
¿qué honor ha sido restablecido?
luego se alejó llorando.
Quería conocer: el morir, la muerte.
Mi protector, quería tranquilizarme
pero la ausencia de cualquier sentimiento
no me hacía oírlo.
Empecé a morir,
y mis amantes querían hacerme el amor
ya era demasiado tarde.
Llamen al viajero,
díganle que vuelva a regalarme un canto.
Nadie me oía, había muerto.
Estaba envuelto en un mar transparente
me sentía tranquilo,
cuando una mano me cogió
y alzándome boca abajo me pegó,
conocí lo que era llorar
había nacido.

Los campos arrasados
los hombres con miedo
los niños llorando
demasiados hombres con más odio y miedo armados
otros
que vienen después del gran silencio
los que ayudan
armados
con armas que germinan la tierra
como escudos camisas sudadas
sonrientes
los más valientes
no toman partido
no toman partido
solo ayudan
curan
educan
aman.


Se integraron dos mesas de poetas. En esta segunda, de izquierda a derecha José Leoncio Gómez Duque, "El Arreiero de Marquetalia", María Teresa Casas Figueroa , Yolanda de Tenorio, niña Sofía Ocampo Constaín y Luis Esteban Patiño Cruz
MARÍA TERESA CASAS FIGUEROA

María Teresa Casas Figueroa. Nacida en Cali. Publicación en tres Antologías en el Encuentro de Poetas en Roldanillo. Participante invitada al VII Festival Internacional de Poesía de Cali, Red de Bibliotecas de Cali, Octubre 2007. Participó en el VI Encuentro de Mujeres Poetas de Antioquia, Junio 2008


EL MEJOR REGALO

Yo podría darte un saco de lana
para cubrir tu cuerpo de los fríos,
podría regalarte unos zapatos
de muy buen material,
te podría regalar libros para que leas
y te den compañía .
Pero para qué te sirve un saco
si el frío que sientes no es del clima,
para qué te regalo unos zapatos
sin no quieres recorrer caminos,
para qué un libro si lo que te hace falta
es un gran abrazo, es un ser humano,
es Dios con quien compartir
sonrisas, cruzar palabras
y poder mirar hacia el firmamento,
respirar el infinito,
sentir felicidad y no soledad,
y ocupar espacios vacíos
con tiempos llenos de placideces ?



ROSTRO DE SUEÑOS

El alba sigue impaciente detrás de la mañana
nacida de luces de cristal con esplendores irisados.
Rostros de sonidos con frescura de rocíos,
con aroma de flores y silencios de alas volando.

Solo caminos de piedras enlazan huellas flotantes
donde fluye el ser y en la tarde se desvanece
su imagen en el tiempo.
Rostros trasiegan segundo a segundo
llanuras despeñando sombras
contemplando vacíos.

Rostro de ojos sombríos,
de miradas vagas
que contemplan falacias
en tiempos agonizantes.
Rostros sin voz llenos de historia
con recuerdos negros
dormitados en la quietud
de la soledad del infinito.

Allá donde la mano golpea los cuerpos,
donde se duerme la libertad
donde se mueren las raíces
y se pierden para siempre
los rostros de sueños.
Todo se aleja, se pierden las fronteras
se muere la palabra,
la realidad, la libertad.

CUANDO LAS DISTANCIAS SE VUELVEN INFINITAS

Las distancias se vuelven infinitas
cuando los silencios son desiertos
los espacios son indefinidos
los vientos son ráfagas punzantes,
los soles son tórridos desérticos.
Las distancias se vuelven infinitas
desde que tu marchaste.

Solo tu voz borra los dolores
de la distancia amarga
y la estela de tu huella
que ha dejado tu ausencia.
Las distancias se vuelven infinitas
cuando tus pisadas
se pierden en la distancia del tiempo.

Mi memoria evoca
reminiscencias de intervalos
de tiempos primaverales,
donde instantes floridos,
y noches estrelladas
apaciguan mis pensamientos
y mi alma se colma de placideces,
cuando las distancias
se vuelven infinitas.

QUIETISMO

Miro extasiada.
Para qué mirar al cielo
sino encuentro el sol?.
Para que miro el cielo en las noches
si no encuentro la luna y las estrellas?.
Para qué te busco si no estás conmigo?
Busco tu recuerdo.
Tú me llamas a través del silencio,
perpetúo cada instante como un bálsamo,
tu esencia, tu sonrisa
parecen una utopía.
Para qué mirar el cielo?

SOFÍA OCAMPO

Sofía Ocampo Constaín es una niña de 10 años, nacida en Cali el 13 de agosto de 1998. Desde muy pequeña soñó con ser poeta. Lleva la herencia de su abuelo, Alfredo Ocampo Zamorano, de su tía y madrina, Elizabeth Constaín Ruales y de su tío Gustavo Constaín Ruales. Cuando va a su colegio Gimnasio La Colina anhela que la poesía fluya en su día. Cursa cuarto grado de primaria y espera seguir creciendo en su camino.


LA DISTANCIA

Yo tengo muchos parientes lejos de aquí
No me importa los amo así,
Unos viven en Paris y otros en Ecuador
Pero se, que siempre los tengo aquí.


EL DIA DEL SUEÑO

Soñé todo el día,
Por un ángel que murió.
Por un santo evangelio que se cumplió.


LA ESTRELLA

La luz me toca todas las mañanas,
Y me arrucha en la noche
lucecita, lucecita,
Toca mi piel en la mañanita,
Y acaricia mi piel en la nochecita.

LA GATITA

Es una amiga que te acompaña,
Es una amiga de verdad.
Te sientes bien con ella,
Te inspira de verdad.

MI ABUELO

El es el padre de mi padre,
El me vio nacer,
El me ha regalado sus poemas
Y yo a el también.


YOLANDA DELGADO DE TENORIO

Yolanda de Tenorio nació en Restrepo, Valle, 1945. Obtuvo en 1994 el título de Licenciada en la Escuela de Literatura de la Universidad del Valle. Su trabajo de Grado, novela “Sería capaz de matarte” mereció mención de honor en el Concurso Ciudad de Pereira, 2004. Su Poemario Versos de amor y odio obtuvo Primer premio, sin edición, en el concurso de Mujeres Poetas de Roldadillo.

¿QUÉ HARÍA DIOS?

Qué haría Dios si le dijera
que no quiero vivir
y me acostara al sol para podrirme
y que me tragaran las aves carroñeras

Qué ojos asombrados pondría Dios
si viera
que me arranco la piel a pedazos
y me corto los pies y las manos

Qué haría Dios si ve
que me habita una bestia
que él no creó

Qué haría Dios
si viera
que ésta que soy
es la que él hizo
a su imagen y semejanza.


LLEGASTE

Encontrarás a un hombre
-me dijo una gitana-
Alto
y hermoso como un lirio
con ojos como el carbón
Su sombra siempre ríe
y cuando a tu lado duerma
será dulce como un niño

Y llegó tu sombra
esbelta y fina
y cobijó la mía
Tus ojos como el carbón
y tu ternura de niño

Mas lo que no vimos
ni la gitana ni yo
fue que tu sombra traía
un puñal entre las manos


AUTORETRATO

Con el pincel
empiezo a dibujarme
mientras me miro en el espejo

Ojos ausentes
Boca con una sonrisa estereotipada
para entregarla a todos
El cabello pintado
para que no se vea la antigüedad
Y por piel un pergamino
que ha soportado vientos y aguaceros

El pincel y el óleo
son insuficientes
para mostrar
la herrumbre
que tengo en el corazón


PRIMERO FUE EL FUEGO

Dos manos frotaron
Piedra contra piedra
Y brotó la llama que se extingue

Y nosotros
Carne contra carne
En la húmeda caverna
A pleno fuego
Hicimos brotar la vida


FATALIDAD

Cuantas generaciones de mariposas y de pájaros
Tuvieron que nacer y morir
Cuantos pétalos marchitarse
Y cuantos caminos cruzarse
Para que tú y yo nos encontráramos
Y naciera el amor

Mas
olvidamos
que todo lo que nace
trae la impronta de la muerte



NI SE DIO CUENTA

Un día en el Edén
Eva
con hojas de parra
cubrió su desnudez
mas
ninguna alcanzó
para tapar el vacío
que le quedó en el corazón
y que ni siquiera
Dios, vio


LES CUENTO

Un susto enorme me consume
tengo dentro de mi un esqueleto
impaciente por salir
a calentar sus huesos
y una calavera
que ya empieza a perfilar
su macabra sonrisa


LUIS ESTEBAN PATIÑO CRUZ

Luis Esteban Patiño Cruz. Trujillo,Valle. 1945. Licenciado en Español y Literatura de la Universidad del Quindío. Tiene publicado el libro de poemas Calicanto de Amor. Libros inéditos: Trochando, Cuentos y otros laberintos y Odisea Inconclusa, poesía.

ÁRBOL DE CIUDAD DOS

Es un día, espejo del tiempo
y contemplo un árbol,
hermano de otros árboles,
ellos de la selva,
con heridas de proyectiles
y sangre de hombres en sus tallos.

Árbol sembrado
por la mano del jardinero
de hace varios siglos.
Tiene los brazos frescos
y sonríen al viento.
Seguramente le gustaría dormir
junto a sus camaradas.

Su misión es diferente:
permitir que respire el jardinero
y por su cuerpo
tendrá que deslizarse la vida,
fauna diminuta
de la selva de cemento.


NOCHE

Cuando lenta la noche,
corona de un Rey destronado, se aproxima,
buscan dónde descansar los azulejos.

Va apagándose
el ruidaje del mercado,
el músculo tenso se relaja
y florece otra vez
la canción de la vida.


FABULITA SIN TERMINAR

Propongo la paz,
dijo el pollito al gavilán
y levantó un alita
como un estandarte blanco.

Quiero mi almuerzo,
chilló furioso el gavilán.


RÍO

¡Oh río!
Pensamiento largo
que lloras sediento
de las coronas de la tierra.
Cuéntame con tu voz de viento
los secretos
de quienes en ti se bañan.

Susúrrame sobre las noches de miedo
en las que te convierten
en sala de cirugías
con las sierras.

Háblame de la intimidad de los pescados
y las caricias de la luna.
A qué sabe la oscuridad
y las botas de los que pasan
con cargas de esperanzas.

Dime a qué juega la tierra con la arena
y cómo van tus zapatos
sobre el limo.

Cuéntame todo, ¡oh río!,
cuéntame.


NOSTALGIA EMPALAGOSA

Cada vez que te ando,
camino de ayer,
te me entras
con una nostalgia ancha,
como la lejanía del amor
de aquella, de sonrisa oscurecida
que se perdió en el tiempo.


MISOFOBIA NOTICIARIA

Sobre los ojos el antifaz,
un tapón en los oídos
y un velo de infamia en su cerebro.

Cuando tarde, tarde
abrió un orificio,
distensionó el tapón
y recordó un instante,
contempló los mismos esqueletos
que se negó a mirar.



DEGRADACION HEZ

¡HABLA!
A fin de cuentas todo es mercancía.

¡INDICA!
Tu hermano es una fortuna.
A tí te hacen,
te fabrican,
te rediseñan.



¡CANTA!
El Rey lo ordena.
Hablar es lucrativo.
La dignidad... la dignidad...

Basta con que cuentes hasta uno.
Es suficiente una mano,
una cabeza,
un cuerpo.

¡CROA!
Que la voz humana
resuene desde la charca.


"Los Cumbancheros", Grupo de música alegre y cubana hicieron las delicias del público en este cierre del año de los Encuentros con la poesía, la Música y las Pintura
Poetisas, Poetas, jóvenes y niños hombres y mujeres adultos, llenaron el espacioso y bien dotado Centro Cultural Comfenalco, Valle este Encuentro Plenilunio No. 57

Poetas y asistentes comparten felicitaciones, comentarios, amistad y encuentran el motivo para brindar por el año que se acaba con Arte y por año nuevo lleno de propósitos y salud


2 comentarios:

Muriel88 dijo...

interesante, no me di tiempo para leer las poesias pero que bueno que se funde un centro de poesia en nuestro pais, saludos...

Anónimo dijo...

¡Extraordinario! Que conjugación de talento, para en un tarde dominical, satisfacer al espíritu.

Bien por lo que estan haciendo en Calí.

Saludos,

www.canticoprimaveral.blogspot.com